sábado, 24 de septiembre de 2011

Campesinos esperan buena cosecha. Por Víctor Ku y Manuel Vázquez



VALLADOLID, Yucatán, 10 de septiembre. Las constantes lluvias que han caído últimamente han sido como “una bendición de Dios”, afirman varios campesinos, ya que prevén que de no llegar ningún fenómeno natural en estos últimos meses; la cosecha será buena en este año, pero de lo contrario los sueños se podrían venir debajo de un momento a otro. Juventino de la Cruz Kax Ek, un veterano campesino del municipio de Uayma afirma que ahora que no se ha presentado ningún tipo de fenómeno natural (tormenta tropical o ciclón) se espera que en estos últimos meses tampoco lo haga, lo que sería señal de buenas cosechas para esta temporada.
     Ahora que los plantíos de los elotes están en plena espiga, la lluvia es de suma importancia para que crezcan las mazorcas y obtener una buena cosecha como se espera para esta temporada, que por cierto no ha habido, como debe ser, desde hace varios años.
     De la Cruz Kax Ek adelantó que de llegar alguna tormenta tropical o ciclón de la temporada, podría ocasionar la pérdida casi total de los plantíos de elote, lo que afectaría severamente la economía de los campesinos, ya que ocasionaría un nuevo incremento en el precio del maíz y sus derivados nuevamente, por lo que la mayoría de los campesinos –según dijo- están en continua oración hacia el Creador para que no sean afectadas sus milpas por algún tipo de fenómeno natural porque podría sumirlos en la extrema pobreza en la que vive la mayoría.
     Lluvia favorece hasta a apicultores. De acuerdo a Juventino de la Cruz Kax Ek las lluvias que han caído en los últimos días han favorecido tanto a los campesinos como a los apicultores en esta toda la región oriente de la entidad, ya que para los campesinos son benéficas por las milpas en plena temporada de la espiga, y para los apicultores para que florezcan el tajonal y obtener una buena cosecha en la miel.
     En esta temporada es cuando las plantas del tajonal comienzan a florecer con las constantes lluvias y son aprovechadas por las abejas para trabajar y producir la mayor cantidad de miel posible. También es considerado como un alivio en la economía de los apicultores. Lo anterior por lo general es cosechado por los hombres que trabajan la miel en los meses de noviembre a enero y que al comercializarla en el mercado local representa un ingreso en la economía, por lo que tanto el campesino como el apicultor tienen puestas sus esperanzas en estas temporadas de lluvias para que puedan tener una buena cosecha, tanto en lo que respecta a las milpas como en la apicultura.

Publicado en Por Esto! 11 de septiembre de 2011


martes, 13 de septiembre de 2011

Jmeen para localizar a hombre extraviado. Por Julio Rojas y Efraín Dzul

TIXMEHUAC, Yucatán, 10 de septiembre.- Extraño extravío e inútil ha resultado la búsqueda del señor Gregorio Tapia Pech, de 40 años de edad, quien el martes pasado alrededor de las 6 de la tarde se dirigió al monte para cazar venado y hasta este sábado seguía en calidad de desaparecido. Familiares, amigos y autoridades municipales formaron brigadas de hasta 100 personas y se internaron en el monte para buscarlo, pero no lo han localizado. Al no encontrarlo hasta el momento, la familia del desaparecido solicitó el trabajo de un jmeen, o como muchos les dicen curandero, yerbatero o brujo, con la finalidad de saber qué sucedió con Gregorio, mejor conocido como “Goyo”, y contactaron a Alfonso Chablé Mukul, jmeen del la villa de Peto, quien hace más de 30 años realiza esos trabajos. En breve entrevista, “Goyo” dijo que esta persona que hasta hoy se encuentra extraviada se la llevó el señor de los vientos Yuum iik’ bisej, mientras que otros dicen que fueron los aluxes. En fin, el “jmeen dijo que tiene 13 días para rescatar con vida a esta persona y este sábado por la tarde realizó un waaji kool en el domicilio de ésta, así como una primicia en los montes donde se extravió don “Goyo”. Familiares y amigos de don Gregorio piden a las autoridades municipales, a las corporaciones policíacas y si es posible al Ejército mexicano que se unan a la búsqueda de esta persona muy conocida en este municipio, así como a los habitantes de comunidades circunvecinas, pues nadie puede aguantar tanto tiempo sin comer. Si alguien lo localiza favor de comunicarse al Tel. 9974880751.

Publicado en Por Esto! 11 de septiembre de 2011


domingo, 11 de septiembre de 2011

Estrategias de algunas lenguas mayas en la adopción de un nuevo significado: El borrego



El significado de ‘borrego’ en las lenguas mayas, al igual que el de ‘caballo’, fue adoptado con la introducción de este animal al área maya por los españoles. Veamos a continuación algunas de las estrategias utilizadas por algunas las lenguas mayas en la designación de este animal.
     En maya yucateco al borrego se le designa taman, aunque en esta palabra también caben los significados de ‘carnero’ y ‘oveja’. Originalmente la palabra taman designaba únicamente a la planta de algodón y a su fruto, y dada la relación semántica existente entre el uso que tiene el algodón y el pelo de dichos animales es claro por qué se les designó de esta manera. Actualmente ambos significados coexisten. Los yucatecos podrán notar que la palabra taman se encuentra en el nombre del árbol tamanche’, muy común en Yucatán, y que al igual que al algodón es una planta malvácea. En maya mopán la oveja se designa con la palabra tämänpach, que es un compuesto formado por los lexemas tämän y pach. El primero, que es cognado del maya yucateco, también se refiere al algodón y el segundo significa ‘espalda’. Vemos entonces que literalmente esta palabra significa ‘espalda de algodón’.


     En choltí, una lengua muerta actualmente, encontramos la palabra tinam, aunque se refiere solamente al algodón pues a las ovejas, carneros y borregos se les nombraba alak que es un genérico para todo tipo de animales domésticos, incluidos los caballos. En ch’ol, encontramos que ‘oveja’ se dice täñäme’, un compuesto formado por täñäm ‘algodón’ y me’ ‘venado’, que literalmente significa ‘venado de algodón’.


     En tzotzil y tzeltal, lenguas hermanas, al borrego se le designa chij. Esta palabra se refería originalmente al venado pero ahora el único sentido que tiene es el ya mencionado. Para designar al venado se usa, en ambas lenguas, la forma te’tikal chij, la cual consta de te’tik ‘monte, selva’ más un sufijo de relación –al y posteriormente chij que, como ya se dijo, aunque se refería sólo al venado ahora significa ‘borrego, oveja’ por lo que, al parecer, literalmente te’tikal chij quiere decir literalmente ‘borrego de monte’.

     Por último, vemos que el tojolab’al utilizó una estrategia similar a las dos lenguas anteriores pues el borrego, el carnero o la oveja son designados con la palabra chej, la cual aún mantiene el significado de ‘venado’.


domingo, 4 de septiembre de 2011

Estrategias de algunas lenguas mayas en la adopción de un nuevo significado: ‘El caballo’




El significado de ‘caballo’, en las lenguas del área maya, se adoptó por supuesto con la introducción de este animal que fue traído por los españoles en la época de la Conquista. Veamos primero qué ocurrió con las lenguas del grupo yucatecano, esto es, el maya yucateco, el itzá, el mopán y más tardíamente con el lacandón.
     La palabra con la que actualmente se designa al caballo en maya yucateco (y en maya colonial) es tsíimin. Esta palabra no es alguna clase de descripción de las características de este animal, sino que originalmente se refería al tapir. Aunque ambos animales pertenecen al mismo orden probablemente esto no era del conocimiento de los mayas yucatecos y más bien notaron algunas características del nuevo animal que les recordaban a las del tapir y por ello lo nombraron de esa manera. La palabra tsíimin ha perdido por completo su significado original en favor del nuevo, de tal manera que hoy día no he logrado obtener un nombre en maya para el tapir, excepto en español y se le designa ‘caballo de monte’. Esto en gran parte se debe a que el tapir está en peligro de extinción en la península de Yucatán.
     En maya itzá y maya mopán se ha dado prácticamente el mismo proceso. Actualmente el caballo es nombrado tzimin en ambas lenguas y en los diccionarios que he consultado no existen entradas para ‘tapir’. En lacandón ocurre exactamente lo mismo, aunque cabe decir que esta lengua es la más nueva del grupo y que es producto de migraciones de mayas yucatecos, itzajes y mopanes desde la época de la Conquista.


     Veamos ahora un par de lenguas del grupo de las tierras bajas mayas. En chontal ‘caballo’ se dice tzimim, aunque esta palabra aún comparte el significado de ‘tapir’. El ch’ol en cambio ha utilizado otro recurso. Este idioma tomó el préstamo directamente del español, aunque adecuándolo a su fonología, por lo que al caballo se le conoce como kawayu’, y la palabra tsimin se refiere exclusivamente al tapir.
     El tzotzil, una lengua maya de los altos de Chiapas perteneciente al grupo tzeltalano, utilizó este mismo recurso, se tomó el préstamo del español y la adecuación a la fonología del idioma dio como resultado la palabra ka’ para designar al caballo. En esta lengua la palabra tsemen también se refiere únicamente al tapir.
     En tojolab’al, una lengua hablada en Chiapas pero perteneciente un grupo distinto dentro de esta familia lingüística, ocurrió el mismo proceso que en las últimas lenguas ya vistas: el caballo se designa con la palabra kawuji mientras que la palabra tsemen significa ‘tapir’ solamente.
     En otras lenguas de la familia, de grupos lingüísticos más lejanos, se dio un proceso similar al ocurrido con las lenguas yucatecas, aunque en lugar de usar la palabra para ‘tapir’ se utilizó la palabra que se refería al venado. Por ejemplo, en Guatemala, en el idioma mam ‘caballo’ se dice cheej pero esta palabra no comparte el significado de ‘venado’, excepto en algunos dialectos, como el de Tacana, donde ‘venado’ se dice kyeej. En los dialectos en los que cheej designa únicamente al caballo la palabra que significa ‘venado’ es masat, que claramente es un préstamo del náhuatl masatl. Esto mismo sucedió en tz’utujil, una lengua de Guatemala del grupo quicheano, en la que ‘caballo’ se dice keej y ‘venado’ se dice masaat.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cómo referir páginas web y documentos electrónicos (Mexicon-Style)

En el texto, utiliza las páginas web y los documentos electrónicos como fuentes publicadas:

Paz Ávila (2005); Ordóñez Sosa (2010)

En las referencias citadas utiliza el siguiente formato:

Ordóñez Sosa, Rodrigo E.
2010 La literatura comprometida. Documento electrónico, http://www.winaqbahlam.blogspot.com/, [3 de mayo, 2011]

Paz Ávila, Lillian
2005 La moda europea y su influencia sobre el terno yucateco durante el siglo XIX. Documento electrónico, http://www.mayas.uady.mx/articulos/terno.html, [5 de mayo de 2011]