lunes, 19 de diciembre de 2011

Identidad cultural indígena. Por Edgar Rodríguez Cimé


Los pueblos indígenas y tribales tienen formas de vida únicas, y su cosmovisión se basa en su estrecha relación con la tierra.
Las tierras tradicionalmente ocupadas y utilizadas por ellos, son un factor primordial de su vitalidad física, cultural y espiritual.
INFORME SOBRE LOS DERECHOS TERRITORIALES INDÍGENAS DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS, DE LA ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS (CIDH-OEA)

El reconocimiento de la estrecha relación de los pueblos originarios con sus territorios y sus bienes naturales, como base de su cultura, identidad y formas de vida, así como sustento de todos sus derechos, es el núcleo del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la Organización de Estados Americanos (CIDH-OEA), 2011: “Derechos de los Pueblos Indígenas y Tribales sobre sus Tierras Ancestrales y Recursos Naturales: Normas y Jurisprudencia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.
De esta forma, después de cinco siglos de dominación española, criolla y mestiza, se empieza a reconocer en el derecho internacional los derechos de los pueblos nativos. Este importante documento que “reconoce los territorios como sustento de identidad cultural y de todos los derechos de los pueblos indígenas”, señala en su página central:
“De tiempo atrás, los órganos del sistema interamericano han prestado una particular atención al derecho de los pueblos indígenas y tribales a la propiedad comunal sobre sus tierras y recursos naturales, como un derecho en sí mismo, y en tanto garantía del disfrute efectivo de otros derechos básicos.
“Para la CIDH, la protección del derecho a la propiedad de los pueblos indígenas sobre sus territorios ancestrales es un asunto de especial importancia, porque su goce efectivo implica no sólo la protección de una unidad económica, sino la protección de los derechos humanos de una colectividad que basa su desarrollo económico, social y cultural en la relación con la tierra.
“La Corte Interamericana, a su vez, ha subrayado que los derechos territoriales de los pueblos indígenas se relacionan con el derecho colectivo a la supervivencia como pueblo organizado, con el control de su hábitat como una condición necesaria para la reproducción de su cultura, para su propio desarrollo, y para llevar a cabo sus planes de vida”.
Este documento aclara muy bien que esta aceptación oficial de los territorios indígenas no exige como requisito un título de propiedad, porque reconoce “el uso o presencia tradicionales, la preservación de sitios sagrados o ceremoniales, asentamientos o cultivos esporádicos, recolección estacional o nómada, cacería y pesca, uso consuetudinario de recursos naturales, u otros elementos característicos de la cultura indígena”.
Una muestra evidente de la dependencia de la preservación de la cultura de los pueblos étnicos en relación con sus territorios, lo representa la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso “Comunidad Indígena Sawhoyamaxa contra Paraguay”, donde se señala: “Para las comunidades indígenas la relación con la tierra no es meramente cuestión de posesión y producción, sino un elemento material y espiritual del que deben gozar plenamente, para preservar su legado cultural y poder transmitirlo a las generaciones futuras… La tierra está ligada con sus tradiciones y expresiones orales, idiomas y costumbres, artes y rituales, usos y conocimientos relacionados con la naturaleza, filosofía y valores”.
Además, el Informe que reconoce los territorios de los pueblos originarios reconfirma que “el derecho a la propiedad territorial es la base para el desarrollo de la cultura, la vida espiritual y la supervivencia económica de las comunidades indígenas. Incluye el disfrute de sus recursos naturales, y se relaciona con el derecho a la existencia, en condiciones dignas, a la alimentación, agua, salud, dignidad, educación, así como a las libertades de conciencia y religión, de asociación, y de movimiento y residencia”.
Finalmente, este documento resalta la Gran Demanda de los Pueblos Originarios: “A lo largo de las Américas, los pueblos indígenas y tribales insisten en que el Estado-Gobierno les garantice en forma efectiva el derecho a vivir en su territorio ancestral, y poder no solamente realizar sus actividades tradicionales, sino también preservar su identidad cultural”.

edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx
Colectivo “Felipa Poot Tzuc”


Publicado en Por Esto! en 19/12/2011
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cómo referir páginas web y documentos electrónicos (Mexicon-Style)

En el texto, utiliza las páginas web y los documentos electrónicos como fuentes publicadas:

Paz Ávila (2005); Ordóñez Sosa (2010)

En las referencias citadas utiliza el siguiente formato:

Ordóñez Sosa, Rodrigo E.
2010 La literatura comprometida. Documento electrónico, http://www.winaqbahlam.blogspot.com/, [3 de mayo, 2011]

Paz Ávila, Lillian
2005 La moda europea y su influencia sobre el terno yucateco durante el siglo XIX. Documento electrónico, http://www.mayas.uady.mx/articulos/terno.html, [5 de mayo de 2011]