sábado, 2 de julio de 2011

La Danza del Pavo. Por Elías Alcocer Puerto y Nidelvia Vela Cano

Esta danza forma parte de la tradición local de las fiestas patronales de los municipios de Santa Elena y Dzitas, Yucatán. Si bien ambas fiestas se realizan en el mes de enero y en fechas cercanas, existen arcadas diferencias en torno de la ejecución de la danza: desde el santo patrón al que es ofrecida y su forma de organización, hasta el baile, la música y la vestimenta utilizada por los danzantes. En este contexto festivo de cargas y compromisos sobresalen los nombres utilizados para designar a los encargados o responsables de las danzas. Debido a estas diferencias, a continuación se detalla esta danza de acuerdo con lo observado en cada localidad.

Dzitas
Danza de los pavos
Kots kaal tso’
En esta localidad la fiesta patronal está dedicada a Santa Inés, dando inicio los primeros días de enero, cerca del día 8, con la celebración de los gremios, la vaquería y los bailes populares. Las actividades de la fiesta giran en torno de los responsables de los gremios y de las asambleas de los participantes de la danza. Estas asambleas están organizadas a través de un sistema de cargos en forma piramidal, donde Aj Nojoch Kuuch (Gran Cargador) se encuentra en la cúspide y es de quien dependen los Aj Chichan Kuuch (Pequeño Cargador) y de éstos a su vez, los Éet much’talo’ob (de menor carga o Socios). Todos los integrantes de las asambleas participan en la danza, reuniendo entre cuarenta y cuarenta y cinco danzantes como máximo.
     En las últimas horas del 20 de enero, los danzantes -hombres y mujeres- se reúnen en la casa de sus respectivos dirigentes. Los hombres se pintan la cara, el torso y los brazos, de acuerdo con su creatividad. La vestimenta masculina consiste en falda o taparrabo y plumas sujetas a la cabeza, en forma de penacho. Las mujeres se pintan la cara y pueden vestir una bata decorada con diversos dibujos pintados o hacer uso de un hipil. El calzado de los participantes es diverso, ya que pueden utilizar sandalias, huaraches o hasta bailar descalzos. Los hombres llevan colgado al hombro un pavo, con la garganta adornada con un moño de colores. Concluido su arreglo, los danzantes se dirigen a la plaza principal de la localidad para iniciar la danza a las 2:00 horas del día 21.
     En el parque principal, a partir de las 22:00 horas del día 20, se realiza la Vaquería, baile en el que participa la población y los visitantes de otras localidades, vestidos con el traje regional. La Vaquería concluye con la entrada de los danzantes del Kots Kaal Tso’ a la pista de baile, en fila por parejas, hasta formar un círculo. Al momento, la orquesta jaranera comienza a ejecutar el son del Kots Kaal Tso’ (nombre que también se da a la pieza musical) e inicia la danza, consistente en dar pequeños y cortos brincos, al parecer emulando el caminar del pavo. Simultáneamente,  los hombres comienzan a presionar la yugular del ave para matarla durante lasa nueve vueltas que dan a la pista, iniciando por la derecha. Al concluir, giran otras nueve hacia a la izquierda para comenzar a desplumarla con ayuda de su pareja. En caso de que los danzantes no finalicen la tarea de matar y desplumar a los pavos, el Aj Nojoch Kuuch solicita al grupo jaranero ejecutar dos jaranas, que pueden ser elegidas al azar por el grupo musical. Posteriormente se interpreta El torito y las Dianas para indicar el final de la danza.
A continuación, el grupo de danzantes y el público asistente se dirigen a la iglesia para ofrecer Mañanitas a la Santa. En esos momentos es posible que ejecuten el himno religioso dedicado a Santa Inés. Al concluir, el grupo de danzantes se encamina a casa del nuevo Aj Nojoch Kuuch para llevar la NONA, que consiste en avisar al nuevo responsable que debe empezar a prepararse para asumir su carogo el próximo año. En esta ocasión el grupo musical interpreta  EL madrugador y dos jaranas al momento de estar en casa del nuevo responsable. Cumplida esta tradición, los asistentes se retiran. Como punto final del ritual, los pavos que se sacrifican en la danza son cocinados y repartidos entre los participantes.

Santa Elena
U Yóok’osta’al tso’: Bailar los pavos
La danza se realiza en esta localidad dentro de la fiesta patronal dedicada al Santo Cristo de Amor, que da inicio a partir del segundo lunes del mes de enero. Su fecha de ejecución varía, siendo por costumbre el sábado cercano al día 21.
     A la danza se le conoce como U yóok’osta’al tso’, que se traduce como “Bailar los pavos” y su significado religioso es ofrendar estas aves al santo patrón. En total se reúnen cerca de cincuenta pavos y una cabeza de cochino en la casa del responsable o diputado, como donativo de las personas o familias que año con año participan en la celebración.
     En la danza participan mujeres jóvenes y solteras, vestidas con el traje regional. Algunas llevan pavos adornados al momento de bailar. En años anteriores, todas las muchachas llevaban uno y al concluir el baile se entregaban vivos a la persona que tenía la responsabilidad de cocinarlos. Se ha optado por dejar de hacer lo anterior, debido a que emplea mucho tiempo en sacrificarlos, lo que ocasiona problemas para acabar la comida a la hora convenida. Otra causa para cambiar la tradición fue que los jóvenes enamorados se robaban los pavos de los vecinos para que sus novias pudieran tomar parte de la danza.
     Además de los jóvenes, en la danza intervienen un personaje llamado chi’ik (payaso) y dos o tres bailadores o ayudantes, dependiendo del número de pavos que se utilicen al momento del baile. El chi’ik es un hombre vestido de una forma peculiar, de acuerdo con la creatividad del sujeto que lo representa. Generalmente viste camiseta y pantalón de cualquier color y usa un sombrero de huano. Se puede pintar la cara de negro o simplemente simular barba y bigote. El chi’ik tiene la tarea de hacer chistes, además de “vender” los bailes del grupo, en tanto que sus ayudantes van cargando las ofrendas y guiando la trayectoria del grupo.
     Las bailadoras se desplazan por las calles de la localidad, divididas en tres o más grupos. Cada grupo baila alrededor de la cabeza de cochino o del pavo que sostienen los ayudantes del chi’ik. En la ofrenda decorada se atan cintas de diferentes colores, de cuatro o más metros de largo, que los jóvenes sujetan en el extremo mientras bailan. A diferencia de Dzitas, aquí no existe una pieza musical específica para acompañar la danza. El repertorio está integrado invariablemente por la melodía denominada La cabeza de Cochino, ejecutada cada vez que el grupo se detiene a bailar, además de diversa jaranas. Para que el grupo se detenga a bailar, el chi’ik realiza una “negociación” con la persona interesada, simulando la compra-venta de la danza, en lenguaje chusco, mezcla de maya y español. El chi’ik le pregunta si quiere que bailen los danzantes y la persona debe ofrecer una cantidad. El “vendedor” decide si acepta o no, aunque por lo general siempre termina por concretarse la acción. Inicia el baile con La Cabeza de Cochino y, posteriormente, se ejecutan o no diferentes jaranas, a petición de la persona que solicitó el baile o a elección del grupo musical.
     Esta acción se repite durante todo el recorrido del grupo, hasta llegar a la casa de la persona que recibirá las ofrendas y que asumirá la responsabilidad del gremio al año siguiente. Ahí también se realiza la compra-venta de la danza, pero el regateo es más prolongado y el diálogo gira en torno de la compra del cochino. Previamente en esta casa se han matado los pavos entregados por los socios durante todo el día. Al día siguiente cada socio recoge la mitad de su pavo, cocinado en relleno negro y el resto es su contribución al ritual.
     Al segundo día se realiza la entrega de un gremio y al tercero tiene lugar el K’óoch che’ (cargar en hombros), donde jóvenes de la localidad cargan y trasladan corriendo por las calles de la localidad a cuatro señoritas -dos representantes del gremio que entrega y dos representantes del gremio que recibe- sentadas en sillas fijadas a una mesa. Estas jóvenes son consideradas como las reinas de la fiesta. Para amenizar el momento, el grupo musical interpreta la melodía La angaripola y, en cada esquina del trayecto, los participantes bailan una jarana. El recorrido se realiza por varias calles de la localidad, hasta llegar a la casa donde se recibirá el gremio al año siguiente. Con el K’óoch che’, se da por concluida la festividad.

Fuente: Música del Pueblo Maya Yucateco. Danzas Tradicionales de mi Pueblo. Colección U paaxil in kaajal. CONACULTA. FONCA.


El siguiente video es un breve documental sobre la Danza del Pavo en Dzitás, Yucatán.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cómo referir páginas web y documentos electrónicos (Mexicon-Style)

En el texto, utiliza las páginas web y los documentos electrónicos como fuentes publicadas:

Paz Ávila (2005); Ordóñez Sosa (2010)

En las referencias citadas utiliza el siguiente formato:

Ordóñez Sosa, Rodrigo E.
2010 La literatura comprometida. Documento electrónico, http://www.winaqbahlam.blogspot.com/, [3 de mayo, 2011]

Paz Ávila, Lillian
2005 La moda europea y su influencia sobre el terno yucateco durante el siglo XIX. Documento electrónico, http://www.mayas.uady.mx/articulos/terno.html, [5 de mayo de 2011]