sábado, 24 de abril de 2010

LA LITERATURA COMPROMETIDA por Rodrigo E. Ordóñez Sosa

“La literatura es una forma de conocimiento del mundo. Como recreación de la realidad, constituye no un reflejo, sino una toma de conciencia…la lengua es una forma de entender el mundo y no un repertorio arbitrario de símbolos”, con estas palabras el escritor Carlos Montemayor inicia su texto sobre la antología de literatura indígena en México, la cual nos ofrece una postura de lo que debe ser el escritor y su compromiso con el mundo.
Esas breves palabras del escritor, nos ofrecen una filosofía estética, porque más allá de concebir la literatura como un juego del significado de las palabras, una meditación alejada de los problemas sociales del mundo, el arte también debe incorporar los elementos de la realidad a su torno, no debe prescindir de ella, ya que acabaríamos siendo lo que Ernesto Sabato dijo: traficantes de los sentimientos humanos, en vez de escritores concentrados en concebir la tensión del hombre con su destino y el mundo.
En México, la mayoría de las políticas en materia indígena están enfocadas desde lo que los grupos en el poder suponen son las necesidades de estas comunidades. De hecho, muchos de los programas no contienen las demandas más sentidas y por si fuera poco, se insiste en que los indígenas deben aprender español como principio básico para que se desarrollen e integren a la vida nacional.
En literatura la misma premisa se repite, principalmente porque la lengua castellana es el parámetro con que se miden los alcances literarios de las creaciones. Aunado a lo anterior, la mayoría de los escritores suponen que hay que acercar a los clásicos de la literatura a los jóvenes narradores y poetas en lengua indígena, cuando debería ser al revés, acercar esos escritos al público en general, en ediciones bilingües así como promover el aprendizaje de nuestras lenguas maternas.
Así, la preservación de la tradición oral, los cuentos, poemas y las mitologías de los pueblos indígenas, suponen para Montemayor la conservación de las culturas a través de los elementos del lenguaje, de sus representaciones del mundo y son un contraste con la concepción occidental de la vida.
Un ejemplo de lo anterior, es que en los poemas de lengua indígena la noche nace de los rincones de la casa, del suelo mismo se levanta la oscuridad para ir consumiendo la luz, mientras que la poesía en lengua española, es una repetición constante de modelos anteriores, metáforas diferentes para describir una misma lógica, que la noche nace del cielo y de cae de golpe sobre nosotros. Este ejemplo tan sencillo, es una muestra del compromiso de Montemayor por rescatar esas literaturas ocultas en los estados de la república, porque analizados más a fondo constituyen un lenguaje fresco, revitalizador de las formas y las concepciones poéticas.



Montemayor fue un escritor comprometido con la realidad, con las causas sociales y con las consecuencias de un Estado que utilizó sus recursos para acallar las voces disidentes. Desde la óptica del escritor, no era posible conformarse con buscar puestos públicos, como hoy en día vemos en varios literatos, sino que asumió que los investigadores deben criticar los excesos de los gobiernos, hacer propuestas para cambiar la sociedad en pro de un mejor nivel de vida para sus habitantes. Pese a los aportes del escritor, que en su mayoría nada más son consientes de sus obras, más que de los rescates que hizo a nivel nacional de las literaturas emergentes, las luchas sociales, es por ello que muchas de las políticas integradoras deberían vincularse más con la academia, con los grupos de intelectuales comprometidos con la defensa de las demandas de los pueblos, postuladas por sus mismos habitantes, más que aventurarse a adivinar cuáles son sus carencias. Así, las instituciones públicas deben actualizarse, reconocer la diversidad, y crear programas enfocados a transmitir una educación en lengua indígena, porque es una demanda permanente y como dijimos al principio, el lenguaje es una forma de conocer al mundo y el motor que mantiene en movimiento las culturas locales.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cómo referir páginas web y documentos electrónicos (Mexicon-Style)

En el texto, utiliza las páginas web y los documentos electrónicos como fuentes publicadas:

Paz Ávila (2005); Ordóñez Sosa (2010)

En las referencias citadas utiliza el siguiente formato:

Ordóñez Sosa, Rodrigo E.
2010 La literatura comprometida. Documento electrónico, http://www.winaqbahlam.blogspot.com/, [3 de mayo, 2011]

Paz Ávila, Lillian
2005 La moda europea y su influencia sobre el terno yucateco durante el siglo XIX. Documento electrónico, http://www.mayas.uady.mx/articulos/terno.html, [5 de mayo de 2011]